:400,200,200italic,300,300italic,400italic,600italic,600,700,700italic,900' rel='stylesheet' type='text/css'>
loading
BLOG

5 pasos para saber cómo encontrar a Dios


Todos en algún momento de nuestra vida sentimos la necesidad de buscar respuestas, de entender lo que nos pasa interiormente y lo que sucede a nuestro alrededor. Y una de las preguntas más importantes es: ¿Existe Dios?, y si existe… ¿Cómo me puedo encontrar con Él?

Aquí te damos 5 pasos sencillos a través de los cuales te decimos como encontrar a Dios. Y comienzo diciéndote que para empezar, Dios es alguien que busca de mil maneras que lo conozcas, es decir, es Él quien te anda buscando a ti. Así es, por algo llegaste a este artículo.

1.- Reconocer que quiero conocerlo.

Muchos creemos en un Dios, pero querer conocerlo es otro rollo. Partiendo de que Él es quien te anda buscando, la pregunta es ¿Tú deseas tener ese encuentro que Él te está proponiendo? Si la respuesta es sí, ya diste el primero y quizá el más importante paso. Recuerda, no te está pidiendo que lo ames o que hagas esto o aquello por Él, ahora solo te pide una cosa: déjalo presentarse y déjate amar. Es todo.

2.- Busca a alguien que ya lo conozca y tenga una relación con Él.

Este paso es muy importante por la sencilla razón de que si quieres ir a China, ¿a quién le preguntas cómo llegar? ¿al que nunca ha ido o al que ya fue? Exacto, al que ya fue. Esa persona te puede decir por donde sí, por donde no y lo que vas a encontrar en el camino. Te aseguro que va a ser más fácil de esa manera que si te avientas sin ayuda de nadie. Puede ser un sacerdote que trabaje con jóvenes, algún amigo que sepas que conoce a Dios y veas la alegría que tu quisieras tener.

(Te recomiendo contactar algún Misionero del Espíritu Santo, son expertos en acompañar a los que deseamos conocer más a Dios. Escríbenos y con gusto uno de ellos se pondrá en contacto contigo)

3.- Lee la Biblia.

La Biblia es la manera en que Dios se presenta a toda la humanidad, es como una carta de presentación suya hacia nosotros. Ciertamente tiene partes muy densas y difíciles de entender cuando somos nuevos en esto de “conocer a Dios”, pero en resumen la Biblia nos dice: Dios ama tanto al hombre que busca de muchas formas que el hombre lo conozca para hacerlo feliz y estar juntos. ¿Ves? No es tan difícil después de todo. Te dejamos algunos versículos que te pueden ayudar ahora que comienzas:

  • “Dios es amor” 1a Juan 4, 8. - “Dijo Dios: con Amor eterno y gratuito te he amado” Jeremías 31, 3

  • “No temas, que Yo te he rescatado, te he llamado por tu nombre, tú eres mío” Isaías 43, 1

  • “¿Podrá una madre olvidarse del hijo que cuida? Pues, aunque una madre lo olvidara, Yo NUNCA me olvidaré de ti” Isaías 49, 15

  • “Nadie tiene más amor que aquél que da la vida por sus amigos” (imagínate cuánto le importas, Él la dio por ti). Juan 15, 13

  • “Tanto amó Dios al mundo, que envió a su Hijo único no para condenarlo, sino para salvarlo” Juan 3, 16

    4.- Anímate a orar

    Orar es platicar, en este caso con Dios. Él lo que busca es una relación de amistad contigo, ¿qué le platicas a tus amigos de confianza? Y puedes confiar en Él, la pequeña gran diferencia es que Él nunca te va a fallar, aunque otros lo hagan. ¿Necesitas o deseas algo? Pídeselo, a Él le importas tú y tus necesidades.

    5.- Acude a algún retiro o grupo juvenil.

    Vivir la fe siempre es importante entre varios, ¿por qué? Porque así lo que uno descubre de Dios lo puede compartir a los demás y todos crecen y las dudas que quizá tenías pueden responderse; porque así puedes experimentar el amor de Dios a través de los demás y tú compartirlo; porque es más divertido. Recuerda que Dios es divertido, no es el clásico viejito enojón que encuentras en muchas pinturas, Él sí que sabe divertirse.

    Puedes también comenzar algún servicio social que más te atraiga, siempre encontrarás a Dios en el necesitado.

    (De igual manera te proponemos estos tres grupos juveniles para conocer más a Dios, cada uno es increíble y probablemente hay uno en tu ciudad: Éxodo, C.E.C y Apostolado de la Cruz)